Don Carlos Rosado Cobián

Corrupción, mangoneo, prevaricación, favoritismo, persecución de ventajas indebidas, especulación con la cultura, son algunas de las acusaciones que el lector puede deducir, entre líneas pero con nitidez meridiana, del articulito que el 8 de septiembre de 2011 dedicó Carlos Rosado Cobián a la Fundación-ARCA en el Correo de Andalucía. Parece, según nos lo pintaba este señor, que en 2010 creamos una fundación, con la colaboración del gobierno municipal socialista, que nos estaba pagando un favor, y con la única y malévola finalidad de aprovecharnos del contribuyente hispalense.

Un lector sevillano informado sonreirá a la vista de la firma de un personaje que lleva muchos años zascandileando en la política andaluza y que tiene un blog en un periódico digital que no lee nadie (bueno, se leen entre los propios blogeros del Correo, por obligación, para no repetirse...). En otros tiempos, un texto de estas características no tendría transcendencia más allá de la hemeroteca municipal donde quedaría sepultado. El problema es que hoy el lector curioso, interesado en un tema, bucea hasta la página 20 de los buscadores, y siempre hay algún despistado que puede dar visos de credibilidad a la información descontextualizada que facilita el libelo calumnioso. Así que procedemos a responderle como merece, aun a sabiendas que le regalamos también su minuto de gloria entre los seguidores de Cansinos Assens al libelista Carlos Rosado Cobián.

Empieza el articulito recordándonos las deudas de Cansinos Assens, que "le debe a Jorge Luis Borges una especie de justicia poética (sic) al declarar el argentino su admiración por el escritor español" para continuar con la majadería más grande que he visto nunca escrita sobre mi padre, y las he leído por docenas: "Cansinos nació en Sevilla, lo dice el Registro Civil. Pero trasladado a Madrid por su familia a los quince años, su relación con esta ciudad era eso, un simple apunte en el registro." El tal Rosado Cobián ha ido a escoger para hacer alarde de su triste chovinismo andaluz, y de su ignorancia, a uno de los autores sevillanos que, alejados de su tierra, más obra, trabajo y recuerdo le han dedicado a la misma a pesar de haber transcurrido su existencia en Madrid. La necedad de atacar a Cansinos Assens, al que no ha leído ni sabe una palabra de él, como tampoco ha leído nunca a Borges, para luego denostar a su Fundación, me hace sospechar que el articulito le ha sido inspirado al correveidile por algún/na zote político/a con la consigna de desligar la figura de Cansinos Assens de Andalucía para que no sea merecedor de reconocimiento por parte de la ciudad que le vio nacer: no hizo nada por Sevilla, luego por qué va a disfrutar de una fundación aquí. Pero aún en el caso de que Cansinos se hubiera olvidado de Sevilla, la pregunta es obvia: ¿Desde cuándo una figura relevante tiene que hacer méritos por la ciudad o la región que le vio nacer para en la posteridad ser premiado con cualquier homenaje de la misma?

Pero antes de continuar, y dado que el escenario donde se desarrolló la acción de las malintencionadas líneas de Rosado Cobián es Sevilla y los protagonistas no son conocidos más allá de las camarillas provinciales, daré unas pistas de quiénes son los "actores" que ambientan este grotesco sainete andaluz, para que sepamos cuál es el fondo de la cosa:

La actriz principal, contra la que realmente va el palo, es Maribel Montaño Requena, miembro del PSOE y delegada de Cultura de Sevilla entre los años 2007 y 2011. Ella era la responsable última del ICAS que, según él, hizo una "oferta a la carrera a la Fundación… para sacar un titular, denunciando el desinterés de la presidenta de la Comunidad de Madrid y acabar comprometiendo unos cuantiosos recursos públicos que las arcas hispalenses no se debían ni podían permitir." Es decir, que yo le brindé los argumentos para abofetear a Esperanza Aguirre (presidenta de la Comunidad de Madrid) y, en pago, Maribel Montaño tuvo la iniciativa de constituir la Fundación-Archivo Rafael Cansinos en Sevilla en el año 2010 y gestionar una subvención nominativa anual para que la fundación tuviese su sede en la ciudad y desarrollase allí sus actividades. Aunque no se la cita ninguna vez en el articulito, la delegada era una antigua conocida del Sr. Rosado (véase más abajo el número 4), lo que sitúa su libelo en el género político de la vendetta. Sin embargo, como el señor Rosado Cobián no es capaz de cuadrar los argumentos, pasa por encima el pequeño detalle de que este derroche de dinero público puesto al descubierto por él se realizó con la complicidad del IU y, sobre todo, del PP, con la concejala María del Mar Sánchez Estrella a la cabeza, que apoyaron unánimemente la iniciativa de Montaño y la rubricaron en un Pleno municipal. Aclaro aquí que, antes de tomar la decisión de trasladarme a Sevilla con mi familia, cosa que nunca hubiera hecho sin el apoyo del Partido Popular, tuve una conversación con Sánchez Estrella en la que me manifestó todo su respaldo al proyecto. (Ya, ya lo sé, que fue una ingenuidad por mi parte fiarme de una partido al que la cultura, o más bien los que la hacen, le provocan nauseas, quebraderos de cabeza y muy pocos votos... Fiarme de Maribel Montaño fue una equivocación, pero fiarme de Sánchez Estrella fue uno de los mayores errores de mi vida.)

Como actriz secundaria tenemos a la malvadísima Paz Sánchez Zapata, a la que sí nombra el libelista, directora general del ICAS en el periodo de Maribel Montaño, y a la que achaca que "las deudas son de su mandato y las ha dejado en herencia muy gravosa a los siguientes." A Sánchez Zapata no se le había ocurrido otra cosa días antes que criticar duramente la supresión de asignaciones económicas a nuestra Fundación y a otras instituciones culturales.

Y como terciaria a la nueva y triunfante delegada de Deportes, Cultura y no sé cuántas cosas más, que no es otra que la citada María del Mar Sánchez Estrella, gestora de demoliciones culturales del Ayuntamiento de Sevilla de J. I. Zoido, y para la que el Sr. Rosado pone alfombra para que pueda pisotear con gusto una Fundación a la que, entre unos y otros, no le dieron ni siquiera la oportunidad de iniciar su andadura. La simpática y dialogante Sánchez Estrella, en cuanto se vio en el poder, mostró su verdadera cara y se cargó de un plumazo la Fundación-ARCA y todas las entidades y proyectos que, a su modo de ver, no eran afines al PP. Un clásico popular con el trasfondo de la crisis económica, que tan útil les ha sido, a nivel nacional, para sus depuraciones.

Finalmente aparezco yo en la escena del sainete rosadiano y me dirige un ataque personal, en el que ya se sale por todos lados: "Además, lo que pretendía el hijo del escritor, de desconocidos méritos excepto el de la consanguinidad, era que los sevillanos le pagaran un sueldo y un piso en Sevilla para custodiar y gestionar el depósito del archivo paterno. O sea, otro más que pretendía vivir lo que le quedara de vida del legado paterno." Aquí echa el resto y se proyecta, se vuelca su ser más íntimo con su cerebro organizado para la cabriola político-económica que busca los beneficios que han marcado la trayectoria de su vida, como podrá comprobar el lector en los enlaces de más abajo que narran sus continuados tejemanejes. En contraste, mi trayectoria sólo viene dibujada por mi labor como editor y diseñador gráfico, que ha vivido siempre de su trabajo, y por una larguísima dedicación al proyecto fundacional, prácticamente desde que tengo uso de razón. A mí el Ayuntamiento de Sevilla jamás me pagó un sueldo ni mucho menos un piso. La Fundación realizó una serie de actividades en Sevilla y yo percibí unos honorarios por ello, en un procedimiento que Carlos Rosado Cobián conoce en exceso como perceptor profesional de subvenciones administrativas millonarias. Y, también en fuerte contraste, puedo decir que yo nunca deje sin pagar, como si hizo él, a trabajadores y colaboradores de un proyecto. Muy al contrario, siempre adelanté dinero, mucho dinero, y todo el que colaboró con nuestra fundación cobró en un plazo razonable.

Y más adelante sigue insistiendo en que "no había más que oportunidad política detrás de ese interés repentino para ofrecer el mecenazgo público injustificado a una fundación que pretendía lo que la capital del Reino no le concedió", como si nuestra Fundación hubiera solicitado patrocinio a una institución madrileña, cosa que, por el momento,¡jamás ha ocurrido! Nunca hemos presentado un proyecto ni en la Comunidad ni en el Ayuntamiento, ni hemos solicitado mecenazgo de cualquier otra institución de Madrid. Falta una vez más a la verdad para apoyar sus turbias argumentaciones.

¿Pero quién es este Carlos Rosado Cobián, que sin duda podría haber protagonizado uno de los episodios de La novela de un literato o de La huelga de los poetas? De Carlos Rosado Cobián no existen muchos datos en la Red, a pesar de que el peculiar personaje ha conseguido en sus trasiegos políticos que le nombren Hijo Predilecto de Andalucía o una cosa por el estilo. Su trayectoria hay que buscarla en el recoveco oscuro. Muy difícil encontrar algo positivo y sí bastante información de sus confusas actuaciones en el marco de lo que podríamos denominar su profesión de especulador político, suficientemente recogidas en la Prensa local. Citando uno de los artículos que enlazo más abajo: "Rosado Cobián ha tenido una impresionante trayectoria ascendente. Pasó de ser abogado laboralista de la USO en San Fernando (Cádiz) a ser influyente miembro de la oligarquía socialista —no sabemos si se afilió finalmente o no al PSOE—, tras una etapa democristiana en la que fue socio de Javier Arenas en un despacho de abogados..." Otra cita: "Hace mucho tiempo que [el Partido Popular] no tiene en cuenta sus opiniones por interesadas y carentes de solidez intelectual". En fin, en septiembre de 2011, con las elecciones mayoritariamente ganadas por el Partido Popular, parece que tocaba bailarle el agua a la delegada de Cultura del PP y corroborar argumentos para echar de la ciudad a la Fundación. ¿Le cogió el cambio con alguna cuenta municipal pendiente...?

Terminemos googleando un poco para conocer la magnitud y los alcances del sujeto durante su medreo desde hace más de treinta años. He aquí una pequeña selección:

1. - En marzo de 2011: Carlos Rosado Cobián vende los informativos y su hijo asesora a la televisión en sus compras
http://www.abcdesevilla.es/20110325/sevilla/sevi-carlos-rosado-vende-inf...

2. - En noviembre de 2010: Carlos Rosado Cobián y el lobby televisivo socialista
http://www.libertaddigital.com/nacional/se-articula-un-lobby-televisivo-...

3. - 2009: Cuando el PSOE seguía dando de comer al señor Rosado...
http://www.elcorreoweb.es/opinion/044605/sevilla/oso/cavernario?d=print

4.- En 2008: deudas, morosidad y dineros públicos a mansalva...
http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/ab...
http://www.abcdesevilla.es/hemeroteca/historico-20-05-2008/sevilla/Cultu...
http://sevilla.abc.es/hemeroteca/historico-17-05-2008/sevilla/Cultura/mo...

5.- En 2003: Lo de Rosado Cobián empieza a oler mal cuando se convierte en paniaguado de PSOE...
http://elpais.com/diario/2003/09/26/andalucia/1064528534_850215.html

6.- En 1986: Carlos Rosado Cobián, cuando el PSOE era su bestia negra...
http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/ab...

7.- En 1984: Rosado Cobián dándole candela al PSOE...
http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/ab...

8.- En 1979: don Carlos Rosado Cobián ya apuntaba maneras en la UCD (lo de "hacerse un aguirre" no lo inventó Esperanza Aguirre, es un invento de Carlos Rosado)...
http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/ab...

----

¡Casi ná!, que diría un sevillano.

Rafael M. Cansinos

Director de la Fundación-ARCA. Madrid